Antes de seguir, cierra los ojos y dime, así en “frío”: ¿Qué crees que es una autopsia psicológica? Normalmente lo primero que se nos viene a la cabeza es la sala de autopsias y el médico forense en pleno trabajo… pero no, ese no es mi cometido exactamente, aunque sí trabajaremos para realizarla en torno a una persona fallecida. Vamos allá.

Litman (1989) se refirió a la Autopsia Psicológica como la investigación retrospectiva e indirecta de las características de personalidad y condiciones de vida de un individuo ya fallecido, con  el objetivo de intentar entender las circunstancias que rodearon su muerte. ¿Y por qué se solicita entender estas circunstancias? Porque hay casos en los que estos resultados pueden cambiar el rumbo del proceso judicial. Se suele solicitar (y digo suele porque no ocurre siempre) cuando la muerte es dudosa y no hay suficientes elementos para poder afirmar si ésta se trató de un suicidio o de un accidente, de forma que la aclaración de este interrogante puede tener diferentes consecuencias legales para las personas que puedan estar relacionadas con la víctima o con el caso. Pondré unos ejemplos donde quizás se entienda mejor: en un caso de homicidio simple, después de realizar la autopsia psicológica, el psicólogo forense establece en sus conclusiones que la víctima padecía cierto nivel de deficiencia cognitiva y que, en consecuencia, se encontraba en una clara indefensión ante su agresor (teniendo en cuenta, además, todas las variables del caso). Ésto podría ser considerado como un agravante. Otro ejemplo sería un supuesto suicidio donde la familia solicita que se investigue porque no parece “compatible” con la personalidad del occiso. Se indagaría para saber si sus características de personalidad lo han podido llevar a este fatídico desenlace o si, por el contrario, ha sido presionado de alguna forma. Si es así, la responsabilidad final caería ante terceras personas.

 

Lo que se pretende, en definitiva, es reunir los antecedentes suficientes para ayudar a la investigación y poder establecer una conclusión respecto a la modalidad NASH de la muerte. Recordemos que esta modalidad es la unión de las cuatro posibles formas de fallecimiento: N natural, A accidente, S suicidio y H homicidio. Adicionalmente, en los casos de suicidio, podremos diferenciar entre los tres tipos existentes, dependiendo de su letalidad, intención y planificación a la hora de llevarlos a cabo: suicidio, como hecho voluntario y que conlleva una premeditación en el tiempo; intento de suicidio, los cuales son, como su nombre indica, intentos que se realizan de forma impulsiva, de autolesión que acaban con la muerte real de la persona (suelen realizarse con métodos poco eficaces  por  lo que no hay intención o deseo real de morir pero se  llega a ésto por un fallo a la hora de planificar la autolesión); y parasuicidio, que son casos donde voluntariamente se produce el daño letal pero no hay una intención real, por ejemplo, ante una situación de desbordamiento emocional o físico donde “o me matan o me mato”.

 

Pero a la hora de la verdad, ¿en qué casos puedes aplicar la Autopsia Psicológica? 

  • Responsabilidad de una empresa: la autopsia psicológica se puede utilizar, por ejemplo, en casos de indemnización a trabajadores, donde se discute si la empresa debe asumir responsabilidades cuando una persona que trabaja en ella lleva a cabo un intento de suicidio consumado por estrés u otro factor laboral. (Jacobs y Klein-Benheim, 1995).
  • Responsabilidad de un tercero: es una situación muy similar a la anterior pero cuando la responsabilidad se debe a una tercera persona física que ejerce algún tipo de presión hasta el punto cometer este
  • Homicidios: ayudando en su clarificación ante muertes dudosas. Es cada vez más requerido desde la administración como elemento complementario a la investigación
  • Tipificación del delito: en la investigación realizada, se determina cuál era el estado psicológico de la víctima pudiendo aportar información para la calificación final del delito. Ya lo veíamos en el ejemplo al inicio de este escrito, en la condición de agravante, así como, si por el contrario concluyéramos que la víctima era una persona agresiva y conflictiva, podría constituirse, si lo permite la ley vigente, un atenuante (García, 1999).
  • Suicidios: tal y como hemos comentado ya, aportando luz a casos de suicidios que no queden del todo

 

¿Cómo se elabora una Autopsia Psicológica?

Lo principal es tener claro que éste es un trabajo interdisciplicar. Necesitamos recabar toda clase de datos relacionados con el caso, por lo que necesitaremos información aportada tanto por el médico forense realizador de la autopsia como por los demás profesionales forenses que hayan participado en el caso, por la policía judicial investigadora, los familiares, amigos, compañeros de trabajo, así como diarios personales, cartas, historial médico, etc. En definitiva, todo lo que tenía relación con la vida de la persona fallecida para poder tener la imagen más fehaciente a la persona en sí. Debemos tener en cuenta que la evaluación de una persona realizada de manera indirecta resulta difícil, y que todavía lo es más cuando se trata de determinar el estado mental de ésta en un tiempo pasado (Ceballos Espinoza, 2015). Pero realmente es posible porque el ser humano siempre deja una huella que, de una u otra forma, es interpretable, y es esta huella la que nos interesa.

Como apoyo o ayuda para poder realizar la investigación, existen guías de evaluación para poder recabar toda la información de la forma más eficaz posible. Una de las propuestas más citadas en la literatura con respecto a las variables a evaluar es la realizada por Shneidman (1969), la cual es una evaluación en base a 16 factores. Otra propuesta muy interesante y utilizada es la de Ebert (1987), ésta de 26 factores y en la que puntualiza que las áreas o fuentes de información a evaluar pueden verse modificadas en función de las características del caso.

También existen instrumentos específicos para realizar este tipo de informes, aunque son escasos y frecuentemente carecen de validación para poder ser aplicados con resultados adecuados en otros países distintos a los de su procedencia. Mencionaré el Operational Criteria for the Determination of Suicide (OCDS) y el Empirical Criteria for the Determination of Suicide (ECDS-1). Estos instrumentos están más focalizados a la investigación en el caso de clarificación de suicidios por lo que el instrumento en el que haré más hincapié es el Modelo de Autopsia Psicológica Integral (MAPI) desarrollado por el Instituto de Medicina Legal de Cuba. Éste es un modelo bien estructurado y sistematizado, específico para discernir entre los diferentes tipos de muerte. Se han desarrollado tres modalidades diferentes que juntas conforman el MAPI: MAP I para víctimas de suicidio, MAP II para víctimas de homicidios y MAP III para víctimas de muerte por accidente de tráfico.

Hemos de decir que a pesar de existir estas guías e instrumentos, la autopsia psicológica ha sido criticada por la falta de estandarización en su procedimiento y por el hecho de que se efectúa sin el sujeto presente, cuestión que pone un interrogante a su validez y fiabilidad como procedimiento científico puesto que se toma información de un amplio número de fuentes, las cuales pueden tener diferentes interpretaciones sobre el mismo sujeto investigado. No obstante, la base del cuestionamiento se fundamenta en que piensan que toda la investigación de la autopsia psicológica acaba utilizándose como un simple instrumento de diagnóstico, idea que en definitiva debe abandonarse ya que NO es el objetivo de la autopsia psicológica (Hjelmeland, Dieserud, Dyregrov, Knizek y Leenaars, 2012). No se pretende saber si el occiso padecía alguna enfermedad mental para simplemente ponerle una etiqueta, si no que se busca ir más allá de eso y poder aclarar si la muerte se debió a problemas en la personalidad del fallecido, a un accidente o a una tercera persona. A pesar de estas pequeñas piedras en el camino, este procedimiento se puede llevar a cabo con excelentes resultados en el campo de la investigación criminal (García-Pérez, 1999; Torres, 2010). Lo importante para lograr el éxito, y en ello coinciden los distintos autores de los modelos existentes, es que ésta se efectúe en base a una amplia búsqueda de fuentes de información, elementos, documentos y testimonios que en su conjunto permitan plantear una conclusión fundamentada, independientemente del modelo aplicado. Como siempre, cada hallazgo descrito en el informe debe estar basado en evidencia (física o material y demostrable, y que aunque no sea un objeto material, lo simbolice). Estos hallazgos no siempre resultan evidentes, razón principal por la que nosotros como psicólogos forenses debemos contar con la formación y experiencia necesaria para realizar un procedimiento de este calibre.

 

BIBLIOGRAFIA
  • Ceballos-Espinoza, (2015). Aplicación forense de la autopsia psicológica en muertes de alta complejidad. Anuario de Psicología Jurídica 25, 65–74 .
  • Ebert, W. (1987) Guide to conducing a psychological autopsy. Professional Psychology: Research and Practice. 18 (1), 52-56.
  • García-Pérez, (1999). La autopsia psicológica en muertes violentas. Revista Española de Medicina Legal, 23, 75–82.
  • Hjelmeland, H., Dieserud, G., Dyregrov, K., Knizek, B. y Leenaars, A. (2012). Psychological autopsy studies as diagnostic tools: Are they methodologically flawed? Death Studies, 36, 605– 626.
  • Jacobs, D. Y Klein-Benheim, M. (1995). The Psychological Autopsy: a usefull tool for determining proximate causation in suicide cases. Bulletin of the American Academy of Psychiatry and the 23, (2), 165-182.
  • Jiménez Gonzalez, E. (2019). Perfiles y Autopsia Psicológica, en Psicología de la Conducta Criminal, 1-81.
  • Litman, R. (1989). 500 Psychological autopsies. Journal of forensic Sciences, 34, 638–646.
  • Shneidman, E. (1981). The psychological Suicide and Life-Threatening Behavior, 11, 325–340.
  • Torres, (2010). Psicología aplicada a la investigación criminal. Revista Estudios Policiales, 6, 29–55

Dejar respuesta

¡Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí