> El análisis y perfil grafológico como herramienta para empresas de gestión del talento.

La grafología, esa materia tan desconocida para muchos que genera tanto amores como odios a la hora de introducirla en un proceso de selección. Sin duda es una gran desconocida para muchos.

La grafología es una de las técnicas de selección de personal que más auge está cobrando en los últimos años. Y ¿por qué?, porque tras ella, hay muchísimas ventajas, como la evolución de la personalidad ya que la letra no se puede modificar, por tanto, es muy complicado falsear una prueba así. Otra de sus ventajas es que es menos costosa para la empresa contratante, ya que no es necesaria la presencia del candidato. Es una técnica que se complementa a la perfección con la entrevista personal.

Nuestra grafología y morfología refleja nuestro subconsciente, por lo que, en una prueba grafológica de un candidato veremos su parte más inconsciente. Si a ello le sumamos la entrevista personal, el cóctel es perfecto y completo. La técnica grafológica resulta ser una herramienta cada vez más utilizada en los procesos de selección y por consiguiente de evaluación de personal con el único fin de encontrar y elegir al candidato idóneo para el puesto a cubrir.

Se distinguen tres tipos de estudio de la personalidad del candidato en cuestión: filtro inicial de candidatos, selección de candidatos y en tercer lugar evaluación de candidatos. Con esta técnica podemos llegar a realizar un perfil completo del candidato o también del ya empleado, en el que podemos determinar su personalidad, actitudes y aptitudes, motivaciones y cualidades, que harán saber si puede encajar de la manera más adecuada en el puesto vacante o el desarrollo de su puesto actual.

Existen dos componentes principales dentro de la grafología empresarial: por un lado, las habilidades del candidato y por otro lado su deseo o motivación para el puesto. Si estos dos elementos concuerdan a la perfección, sería un ajuste modelo.

En la actualidad, la grafología realiza indagaciones en la personalidad del candidato, en sus habilidades y motivaciones como decía en líneas anteriores, que hacen que ensamblen mejor en un puesto de trabajo que en otro. Y la siguiente pregunta es, ¿qué conlleva? Una mejora en el rendimiento de su trabajo, en los resultados de su trabajo y por tanto en el beneficio de la propia empresa.

Es de enorme utilidad para un conocimiento más completo del candidato y también para los empleados ya trabajadores de la empresa. ¿Por qué también para los empleados? Una sencilla explicación, todos evolucionamos, nuestras habilidades pueden mejorar con el tiempo, nuestras motivaciones pueden ser otras que las que se tenían en un inicio y nuestros deseos originarios han sido cumplidos y buscamos nuevas metas y objetivos que cumplir.

Además de un análisis individual, al que se ha ido haciendo referencia a lo largo del artículo, se puede llevar a cabo un análisis grafológico para futuros equipos de trabajo. Es decir, ver la compatibilidad de personalidad entre los diferentes miembros de un equipo. Por ejemplo, H.1 tiene una personalidad fuerte y un carácter orgulloso, chocaría sin duda con H.3 que tiene la misma personalidad que él. Pero, sin embargo, con H.2, que muestra una personalidad amable y flexible, se complementaría mejor, formarían un buen equipo y el trabajo a realizar saldría adelante de manera más satisfactoria.

A la hora de formar un equipo, no es bueno pasar por alto la jerarquía del mismo. Quién manda, quién es el líder y qué temperamentos queremos en el equipo. Un subordinado con carácter líder y puntos de rebeldía, son ingredientes más que suficientes para crear conflicto dentro del propio equipo. Al igual que si el líder del equipo, tiene un temperamento introvertido, débil, manejable, el resultado no será positivo.

Cuando hablamos de temperamento sabemos que existen infinidad de ellos, y que encontrar los adecuados no será una tarea fácil. No es ninguna sorpresa que un temperamento dócil, amable y flexible, sea mucho más apto para la adaptación del equipo que no una personalidad más arrolladora, cerrada y exigente.

Desde la empresa se realiza un perfil profesional, detallado y con un perfil concreto, las competencias y puntos clave que ha de tener el futuro candidato. A partir de aquí, es cuando el grafólogo elabora su perfil profesional grafológico: personalidad, nivel intelectual, comportamiento, aptitudes y actitudes, deseos y motivaciones y por supuesto el carácter. Con todos estos componentes, se observa como es una herramienta muy útil para la selección de personal.

Por tanto, llevar a cabo una buena selección de personal para la formación de un equipo y para la formación individual, ya no solo está en unos buenos índices de resultados psicotécnicos, sino que podemos añadir la prueba grafológica como herramienta de trabajo en recursos humanos que complementa sin lugar a dudas a la entrevista personal.

Es una prueba de filtro seguro en los inicios del proceso de selección. De un simple vistazo el experto podrá clasificar en varios grupos los manuscritos, descartando unos, dejando como probables otros y un tercer grupo de posibles candidatos.

Desde mi postura como criminóloga especializada en la pericia caligráfica y psicografológica creo que es indispensable que las empresas tanto de recursos humanos como de gestión del talento, crean en nuevas herramientas como es la prueba grafológica para unos resultados aún más completos, específicos y positivos, en cuanto a la elección de los candidatos y la continuidad de los empleados de la empresa demandante del análisis.

Dejar respuesta

¡Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí