¿Es posible detectar expresiones faciales en el rostro cuando la persona con la que nos estamos comunicando lleva puesta una mascarilla? La respuesta es sí y en este artículo os explicamos como analizarlo.

El avance del coronavirus en nuestro país está golpeando de forma estrepitosa a gran parte de los sectores profesionales, obligándoles a adoptar nuevas estrategias que les permitan la continuidad de sus actividades diarias. Uno de los factores que nos ayuda a seguir desarrollándonos y adaptarnos a las circunstancias actuales es la comunicación, independientemente de cual sea el objetivo de la misma. Gracias al uso de las tecnologías (videoconferencias) ésta no se ver mermada en su totalidad respecto a las relaciones profesionales, pero sí surge la necesidad de buscar métodos que la enriquezcan y que ayuden a mejorarla.

La comunicación es el mecanismo que utiliza el ser humano para transmitir información de un punto a otro y que, en la mayoría de ocasiones, solo se aporta valor a aquella parte que proviene de un mensaje oral. Descuidarnos de la información que nos ofrece el lenguaje no verbal de las personas resulta lógico en cuanto que no hemos sido entrenados para detectarlo, analizarlo y comprenderlo.

Entrevistas de trabajo, reuniones de equipo, negociaciones, compra y venta de bienes, toma de declaraciones e intervenciones con pacientes son algunos ejemplos en los que el análisis de la comunicación gestual resulta de vital importancia en la gestión de la relación profesional, ya no solo para la comprensión de nuestro interlocutor, sino también para aquella fase de la relación donde se tienen que tomar decisiones y que éstas pueden tener una repercusión directa sobre la misma. Dotarnos de nuevas habilidades como la de analizar de forma rigurosa el comportamiento gestual nos permite ahorrar tiempo y recursos en la obtención de información y, por tanto, en el resultado de nuestras acciones.

Una de las medidas de protección que las personas debemos adoptar a causa del COVID-19 es el uso de las mascarillas. Cierto es que, en el momento en el que hacemos uso de este material parte de nuestro rostro queda cubierto, específicamente desde la parte superior de la nariz hacia la zona de la barbilla (dependiendo del tipo de mascarilla), pero no todo al completo. Por ende, en el análisis de la comunicación gestual, las expresiones faciales no quedan excluidas. En esta circunstancia es donde vamos a tener que prestar mayor atención a la parte superior del rostro, concretamente la zona de las cejas y párpados del ojo.

Como ya se ha explicado en artículos anteriores, el ser humano realiza siete expresiones faciales básicas: miedo, sorpresa, ira, repulsión, felicidad, tristeza y desprecio. A continuación, vamos a ver qué acciones faciales se ejecutan en la parte superior del rostro y nos permiten detectar e identificar una reacción emocional de Tristeza.

Referencia: Imagen propia – Comunicación Gestual

En la imagen de la izquierda vemos una expresión neutra, es decir, no hay actividad facial en el rostro de la persona, por lo que podemos observar la posición natural de sus cejas y párpados. Cuando analizamos las expresiones faciales desde la vertiente científico-técnica es primordial detectar el estado neutro de la persona, pues nos permitirá identificar cualquier tipo de anomalía en su rostro y evitaremos incurrir en cualquier error de análisis.

En la imagen de la derecha vemos en ejecución una expresión facial de Tristeza. Las acciones faciales que se identifican en la parte superior del rostro son:

  • Las cejas suben por la parte central.
  • Los párpados superiores bajan por las esquinas.
  • Existe una ligera tensión en el párpado inferior.

Es importante recordar al lector que hay más acciones faciales correspondientes a la expresión facial de tristeza pero que se dan en la parte inferior del rostro y no son objeto de explicación en este artículo.

Una cuestión muy interesante sobre las siete expresiones faciales detalladas anteriormente es que son de carácter universal, es decir, independientemente de la cultura, edad y sexo de la persona, veremos siempre las mismas acciones faciales cuando el sujeto esté bajo la influencia de una de estas reacciones emocionales, tales y como hemos visto en el ejemplo de tristeza. Por lo que hablamos de un lenguaje gestual universal que podremos analizar en cualquier contexto y lugar de comunicación entre personas.

Pese a las circunstancias actuales, el análisis de la comunicación gestual sigue siendo una herramienta de aplicación diaria tanto a nivel profesional como personal que, aunque no seamos capaces de ver el rostro completo de una persona, podemos seguir leyendo sus gestos y, por tanto, el significado de los mismos.

 

> Enlaces de interés:
Artículo anteriorLa delincuencia violenta
Artículo siguienteLa Tétrada Oscura de la Personalidad
Noemí Baño
Criminóloga y Perito Judicial en Microexpresiones. Criminóloga graduada por la Universidad de Barcelona -mención en Criminología Forense y Ejecución Penal- y Máster en Análisis y Prevención del Crimen por el Centro Crímina de la UMH. Técnica especialista en Microexpresiones faciales y lenguaje no verbal inconsciente para la realización de pruebas periciales por Comunicación Gestual. Curso de especialización para la elaboración de Modelos de Prevención de Delitos (Compliance programs) por la Universidad Internacional de Catalunya junto al bufete penalista Molins & Silva. Cuenta con experiencia en la creación de Planes Locales de Seguridad en dependencias de Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Actualmente es socia y directora de operaciones del grupo de empresas Comunicación Gestual, peritos judiciales expertos en Microexpresiones faciales y reacciones fisiológicas.

Dejar respuesta

¡Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí