En este artículo, quiero hablar sobre el secreto dentro de la labor de inteligencia, ya que es una parte fundamental de la misma, la cual está sufriendo modificaciones con el paso del tiempo. Para introducirnos en dicho aspecto, creo necesario comenzar definiendo los términos claves del mismo, los cuales en este caso serían: Inteligencia y secreto. Para definir ambos no voy a regirme a una sola definición clásica que pueda extraerse de un manual, sino que voy  intentar hacerlo desde diferentes perspectivas y visiones, partiendo desde la definición básica de significado (La ofrecida por la RAE) y acercándonos poco a poco a la concepción más específica de ambos términos.

Según la Real Academia Española de la lengua (RAE), secreto significa cosa que se tiene cuidadosamente reservada y oculta. Si nos alejamos de la definición básica de secreto y nos la llevamos al ámbito de la inteligencia, podremos encontrar una definición un tanto más específica como la que nos ofrece el glosario de inteligencia publicado por el ministerio de defensa (Navarro, 20o7) “Todo aquello que se mantienen oculto, velado e inaccesible al público por unos pocos. El secreto es el alto distintivo de la naturaleza de la inteligencia; Por eso la expresión inteligencia secreta es un pleonasmo.[1] El secreto en inteligencia es utilizado para evitar que determinadas misiones, fuentes, materias identidades, hechos o decisiones no sean conocidos por quienes podrían valerse de esa información para actuar contra los intereses del Estado. Es decir el secreto ayuda a mantener la seguridad nacional, el secreto aporta protección.” Con el término inteligencia realizaremos la misma operación, es decir ofreceremos dos definiciones, en primer lugar la de la RAE, la cual nos da varias acepciones;

  1. f. Capacidad de entender o comprender.
  2. f. Capacidad de resolver problemas.
  3. f. Conocimiento, comprensión, acto de entender.
  4. f. Sentido en que se puede tomar una proposición, un dicho o una expresión.
  5. f. Habilidad, destreza y experiencia.
  6. f. Trato y correspondencia secreta de dos o más personas o naciones entre sí.

Como podemos ver y deducir, las definiciones que nos ofrece la real academia española de la lengua del término inteligencia, van dirigidas a la inteligencia individual, a la capacidad de cada persona de resolver problemas y entender. Pero es precisamente en la extrapolación de esas definiciones al trabajo de inteligencia en las que podemos comprender en qué consiste dicho trabajo.

Si buscamos una definición un poco más técnica de inteligencia, podemos usar la que nos ofrece Diego Navarro (Navarro D. , 2013) “Inteligencia es un proceso especializado derivado de un proceso sistemático  y normalizado que resulta de la transformación de un conjunto de informaciones obtenidas por medio de fuentes, recursos y fuentes muy dispares, tanto de carácter abierto, como secreto. La inteligencia aplicada para garantizar la seguridad y la defensa de un Estado se genera normalmente en el seno de servicios y organizaciones, los cuales se caracterizan por el secreto de sus actuaciones.”

Como hemos visto, secreto e inteligencia están ampliamente ligados, encontrándose la inteligencia bajo el secreto, es decir es este el que caracteriza a la misma.

 

 Figura1: Imagen representativa del secreto en la inteligencia. Fuente (Elaboración propia)
Figura1: Imagen representativa del secreto en la inteligencia. Fuente (Elaboración propia)

Como podemos ver de una manera más gráfica en la figura 1, el secreto está presente dentro de la inteligencia en todos los momentos de la misma y cumpliendo en cada fase una función diferente, ya que aunque al fin y al cabo lo que hace el secreto es ocultar y guardar algo del conocimiento de otros, la forma y los motivos por los que lo hace en cada fase pueden ser distintos;

  • Dirección: En esta fase en la cual el objetivo es la identificación y planeación de debilidades y requerimientos, el secreto cumple una doble función, atendiendo a si nos encontramos en una necesidad o en un requerimiento.
  • Necesidad: Los Estados intentan ocultar sus necesidades a los diferentes actores (Estatales, entes privados de gran potencia, grupos criminales), ya que el conocimiento por parte de estos de los puntos débiles de un Estado, puede provocar que sea visto como débil y vulnerable y lo puede convertir en un objetivo de ataque. Por tanto el objetivo del secreto es ocultar las necesidades para no dar ventaja al adversario o para no mostrar sensación de debilidad ante la propia ciudadanía.
  • Requerimientos: En los objetivos de inteligencia, el Estado suele mostrar algunos de los mismos, los cuales normalmente son universales y bien vistos por todo el mundo, como pueden ser la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado, la defensa ante ciberataques o la lucha contra el cambio climático, en estos aspectos que son públicos, el secreto juega un papel secundario, ya que no se encuentra cubriendo los asuntos a tratar, sino que lo que tapa es la forma de conseguir dichos objetivos (las directivas par luchar contra la radicalización violenta, la directiva de ciberdefensa, etc.… son secretas en cuanto a su metodología y realización), por otro lado hay otros objetivos de los Estados que si son de carácter secreto por completo, es decir que ni siquiera son conocidos por los ciudadanos, como puede ser la obtención de información de Estados “amigos” o la organización de maniobras militares en las que se prueba nuevo armamento de carácter secreto.
  • Obtención: Esta fase que consiste en la adquisición, recopilación y recuperación de información como materia informacional básica, está muy abrigada por el secreto, cogiendo aquí un papel protagonista y este se debe a que los modos de obtención de información en muchas ocasiones son ilegales y por lo tanto se tienen que realizar de manera oculta y “clandestina”.
  • Elaboración: Es la clave de todo el proceso de inteligencia y la clave intelectual de mayor trascendencia a la hora de establecer inferencias hasta producir nuevo conocimiento. En esta fase el secreto aparece en cuanto al material que se trata, pero quizás pero no en cuanto a la actividad que se realiza, por lo tanto el secreto tendría protagonismo en cuanto a la materia prima tratada no en cuanto a la acción. De hecho se debe tener un buen grupo de analistas, que sean capaces de sentarse y trabajar intelectualmente de manera adecuada y objetiva, compartiendo entre ellos las ideas que surjan de sus análisis de información.
  • Difusión: Proceso en el que se genera inteligencia de una manera regular, a través de formatos de carácter clásico como informes o briefings, pudiendo apoyarse estos en gráficos, diagramas de barra so cualquier otra figura que ayude a la comprensión del análisis realizado. Todos estos informes y resultados de inteligencia se hacen llegar a los destinatarios de la misma para que tomen las decisiones que crean convenientes y es ente traspaso y proceso de comunicación, donde de nuevo aparece el secreto en diferentes intensidades dependiendo de quién sea el receptor de la información.
  • Decisor político: Ante este ente no se debe de guardar ningún tipo de secreto, ya que se le deben de hacer llegar los informes y resultados de una manera clara y objetiva sin que el secreto aparezca, ya que si este apareciera significaría que los servicios de inteligencia no están actuando como se debe ya sea por intereses propios (provocar un cambio de gobierno, realizar una actividad ante la que el gobierno no está de acuerdo…) o por intereses de terceros (Traición para beneficia a otros Estados)
  • Los beneficiados de la inteligencia, es decir los ciudadanos de un Estado: Si la inteligencia es objetiva y honrada, todo lo que realiza lo hará por y para el bien de la seguridad y defensa de un Estado, siendo la ciudadanía del mismo la principal beneficiada. Esto convierte a los habitantes de una población en el eslabón más fuerte y el cual sostiene la inteligencia, pero eso no significa que vayan a conocer todo lo que esta realiza, es más el ciudadano es el que menos información recibe y en el fondo es lógico. Aunque por otro lado hay que decir que existen leyes y mecanismos que buscan la transparencia, ya que uno de los puntos con que choca la inteligencia es el de la contraposición de la misma y el derecho de los ciudadanos a estar informados de todo lo que realizan los gobiernos.

Debido a esto existen leyes como la ley 9/1968 de 5 de abril de secretos oficiales, la cual fue modificada por la ley 48/1978 de 7 de octubre. Pero hay que decir que dichas leyes están tremendamente anticuadas y que requieren de una modificación[2] eficaz  y temprana.

¿Cómo mantiene la inteligencia el secreto?

Figura 2: Esquema sobre el cuidado del secreto en inteligencia. (Elaboración propia)
Figura 2: Esquema sobre el cuidado del secreto en inteligencia. (Elaboración propia)

                       

El futuro del secreto en inteligencia

Por último en este último apartado, voy a hablar del futuro que tiene el secreto en la inteligencia de las próximas décadas. Como ya he dejado entrever en varios apartados anteriores, pienso que la inteligencia sin el secreto no podría llevarse a cabo de una manera eficaz, por lo que veo realmente complicado que este algún día deje de formar parte de la misma. Por otro lado también veo muy difícil que el secreto coja un papel más importante y que crezca el oscurantismo en torno al trabajo de inteligencia, ya que la globalidad de los problemas que hoy día golpean la sociedad actual, provocan que se deba de cooperar entre las agencias de inteligencia (EU INTCEN[3] es un ejemplo de ello, aunque es cierto que no está teniendo el uso esperado, el mero hecho de plantear una estructura como esta ya es un gran avance), además el avance de la tecnología y de organizaciones que luchan por la transparencia de los Estados dificultan que el secreto sea eterno.

En conclusión creo que el futuro del papel del secreto en inteligencia va a ser muy parecido al rol que hoy día ostenta, aunque va a ir tendiendo poco a poco hacia la laxitud, ya que las circunstancias y situaciones que el futuro plantea así lo van a provocar.

Bibliografía

Navarro, D. (2013). Inteligencia estratégica. En J. Jordán, Manual de estudios estratégicos y seguridad internacional (pág. 351). Plaza y Valdés.

Navarro, M. Á. (20o7). Glosario de inteligencia. Ministerio de defensa.

Palacios, J. M. (2018). Hacia la reforma de la ley de secretos oficiales de 1968. Análisis GESI .

Vicene, E. (2015). Acerca del secreto de inteligencia. Revista de estudios y seguridad internacional , 2 – 17.

 

Páginas web consultadas:

http://www.seguridadinternacional.es/

http://www.ieee.es/

https://www.cni.es/

[1] Figura retórica de construcción que consiste en añadir enfáticamente a una frase más palabras de las necesarias para su comprensión con el fin de embellecer o añadir expresividad a lo que se dice.

[2]  Palacios, J. M. (2018). Hacia la reforma de la ley de secretos oficiales de 1968. Análisis GESI .

[3] Centro de análisis de inteligencia de la Unión Europea.

Dejar respuesta

¡Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí