La violencia contra la mujer se puede decir que es un problema social que todavía está en nuestra sociedad. Se puede decir que este tipo de violencia lleva décadas entre nosotros y nosotras, pero estaba tan normalizada, que hasta finales del siglo XX, esta conducta discriminatoria contra la mujer, no ha sido recogida en ninguna legislación.

En el año 1979 Naciones Unidas, concretamente, La Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW o UNCSW)[1], aprobó la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (también conocida por sus siglas en inglés CEDAW).  Mediante esta Convención, se quería incluir a las mujeres en el ámbito de los derechos humanos, ya que ocupaban más o menos la mitad de la sociedad.

Además, incluyó la definición de la igualdad y la manera de conseguir la igualdad entre mujeres y hombres. Por lo tanto, la Convención era una declaración internacional de los derechos de las mujeres y al mismo tiempo, un programa que obligaba a los estados participantes a garantizar dichos derechos.

Más adelante, en 1993 Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, de 20 de diciembre de 1993 (DEVM) y de este modo, reconoció la urgente necesidad de aplicar universalmente a la mujer los derechos y principios, relativos a la igualdad, seguridad, libertad, integridad y dignidad de todos los seres.

Además, en su primer artículo incluyó la definición de violencia contra la mujer tal como: “A los efectos de la presente Declaración, por «violencia contra la mujer» se entiende todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o sicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

Dos años más tarde, en 1995, se celebró la Conferencia mundial sobre la mujer en Beijing, donde mediante un documento se volvió a definir la violencia contra la mujer y se desarrollaron las maneras de ejercerla y las consecuencias que trae. Por ejemplo, la violencia física, sexual o psicológica, aborto inducido o ablación de clítoris, entre otros.

El ordenamiento jurídico español, se encuentra la  Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de protección contra la violencia de género (LOVG), la cual  es referida a la violencia contra la mujer. Como  se explica en la exposición de motivos, se basa en las Declaraciones y Convenciones mencionados anteriormente, pero hay dos cambios que mencionar. Por un lado, la denominación y por otro lado, la consideración de la violencia contra la mujer. En cuanto al primero, la LOVG utiliza “violencia de género” en lugar de seguir el término de “violencia contra la mujer”, denominado por la propia Declaración de 1993.

También la consideración de la violencia contra la mujer cambia y pasa a ser la que se da en el ámbito de las relaciones de parejas o exparejas y si concurre con frecuencia, dicha violencia se denomina “doméstica”.

 

De este modo recoge la Ley Orgánica 1/2004 la “violencia de género” en su primer artículo, concretamente en su primer y tercer punto:

1. La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia.

3. La violencia de género a que se refiere la presente Ley comprende todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad.

Por tanto, la denominación de “violencia de género” destaca la violencia contra la mujer que se da en relaciones de parejas o ex-parejas, por los roles,  clases y diferencias sociales y culturales del hombre y de la mujer que se han mantenido y transmitido. También, destaca que el hombre utiliza dicha violencia como instrumento de sus intereses.

Asimismo teniendo en cuenta la ley, (LO 1/2004) la violencia de género presenta una gravedad diferente, ya que esta violencia se produce desde una posición de poder y por ello, la LOVG en este caso existe una agravación de pena, justificada por el concepto de género. Por esa agravación, se ha  dicho que es un ejemplo de derecho penal de autor. También habla sobre la prevención en el ámbito educativo, publicitario y sanitario, excluyendo otros ámbitos, como el laboral, que es donde ocurre el acoso laboral.

En definitiva, la Ley Orgánica 1/2004 de 28 de diciembre, de Medidas de protección contra la violencia de género; reduce el concepto de violencia contra la mujer de la Declaración de 1993 a la ejercida en relaciones de pareja o ex-pareja y además, cambia por completo la denominación de este problema social. Tampoco recoge todos los ámbitos donde pueda ocurrir este tipo de violencia, como se ha dicho anteriormente, el ámbito laboral por ejemplo. Esto último es tanto sorprendente ya que al principio de la redacción, concretamente en la Exposición de Motivos, menciona y explica lo qué es y en qué consiste, para que luego se reduzca al seno de las relaciones de pareja o ex-pareja.

Publicado por:
Leire Eiguren
Bibliografía - Referencias

Naciones Unidas (1979). Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, p 2. Recuperado en: https://www.ohchr.org/sp/professionalinterest/pages/cedaw.aspx

Naciones Unidas (1993). Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer, de 20 de diciembre de 1993, pp 2-3. Recuperado en: https://www.ohchr.org/sp/professionalinterest/pages/violenceagainstwomen.aspx

Naciones Unidas (1995). Conferencia mundial sobre la mujer en Beijing, pag 52. Recuperado en: http://beijing20.unwomen.org/~/media/field%20office%20beijing%20plus/attachments/beijingdeclarationandplatformforaction-es.ashx#

Ventura, A. (2016). El Convenio de Estambul y los sujetos de la violencia de género. El cuestionamiento de la violencia doméstica como categoría jurídica”, UNED. Revista de Derecho Político, no 97, p 179 y ss. Recuperado en: http://e-spacio.uned.es/fez/eserv/bibliuned:DerechoPolitico-2016-97-5020/Convenio_Estambul.pdf

Maqueda Abreu, M.L., Ramón Ribas, E., Acale Sánchez M., Ramos Vázquez, J.A., Faraldo Cabana, P., Brandariz García, J.A., Ferreiro Beamonte, X., Catalina Benavente, M.A., Esquinas Valverde, P., Castillejo Manzanares, R. (2010). La respuesta penal de la violencia de género. Lecciones de diez años de experiencia de una política criminal punitivista. Granada: Comares.

Boletín Oficial del Estado (2004). Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, pp 10 y 11. Recuperado en: https://www.boe.es/buscar/pdf/2004/BOE-A-2004-21760-consolidado.pdf

[1] United Nations Commission on the Status of Women: http://www.unwomen.org/en/csw

 

Imágenes

Imagen 1 – fuente: https://www.google.com/url?sa=i&source=images&cd=&ved=2ahUKEwjK-7-eut_lAhWyyYUKHdr7AZsQjRx6BAgBEAQ&url=https%3A%2F%2Ftodaysveterinarybusiness.com%2Fhow-metoo-affects-you-too%2F&psig=AOvVaw2xpAVXuVd5S7Iz1AX6kidv&ust=1573468674736537

Imagen 2 – fuente: https://www.google.com/url?sa=i&source=images&cd=&ved=2ahUKEwj8oZn5uN_lAhVHxhoKHZIrBYoQjRx6BAgBEAQ&url=https%3A%2F%2Fwww.slideshare.net%2FEUROsociAL-II%2Factuacin-policial-contra-la-violencia-de-gnero-domstica-y-sexual-ministerio-del-interior-espaa&psig=AOvVaw0tP3ZxbwOxpSQM7DF5MR0y&ust=1573468294270623

Dejar respuesta

¡Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí