Los delitos en Internet son cada vez más frecuentes. Entre 2017 y 2018, el número de expedientes judiciales abiertos por este tipo de delitos aumentó en aproximadamente un 35%, según datos de la Fiscalía General del Estado (Fernández, 2019). A medida que el número de ciberdelitos aumenta, también lo hace el nivel de sofisticación de las técnicas utilizadas para cometerlos. Los ciberdelincuentes recurren, por ejemplo, a navegadores anónimos como Tor, que dificultan su caza.

 

La Lingüística Forense es una ciencia forense relativamente reciente que permite la perfilación del delincuente mediante el análisis lingüístico de su rastro. Así, permite aportar pruebas forenses en investigaciones privadas o judicializadas. La demanda de periciales lingüísticas ha ido en aumento en los últimos años y los ámbitos de actuación más frecuentes de estos peritos incluyen casos de amenazas, acoso, violencia de género, reputación, corrupción o terrorismo. Dentro de la casuística del caso se diferencian distintos tipos de encargos que podemos atender.

Perfil lingüístico

Uno de los encargos más frecuentes es la realización de un perfil lingüístico. El análisis de los rastros lingüísticos de tuits, publicaciones y comentarios en redes sociales, vídeos, mensajes en foros, chats o cualquier otro tipo de texto nos permite obtener información sobre su autor. Eso se debe a que el uso que hacemos de la lengua varía en relación a características como nuestro sexo, edad, ideología, profesión, origen geográfico o conocimiento de otras lenguas (p. ej. Schilling y Marsters, 2015). Así, analizando los textos o grabaciones desde un punto de vista lingüístico podemos descubrir rasgos de los hablantes que los han producido. En la investigación de un ciberdelito, este tipo de información puede ser de gran ayuda, ya que permite reducir la lista de sospechosos.

Los casos en que se encargan perfiles lingüísticos corresponden a una tipología cada vez más amplia, dado que los delitos que se cometen por Internet de forma anónima también se están diversificando. Ya se han utilizado, entre otros, en casos de acoso por redes sociales, difamación y ataques a la reputación de entidades o terrorismo. En este último tipo de casos, se han analizado mensajes transmitidos a través de vídeos que promueven actos terroristas y lanzan amenazas a objetivos concretos, con el fin de identificar el origen geográfico y cultural más probable de sus autores. De este modo, se ha podido colaborar en varias ocasiones con cuerpos de seguridad para identificar a miembros de comandos terroristas en activo.

Atribución de autoría

Otro tipo de encargo habitual es el análisis lingüístico para la atribución de autoría de textos anónimos. Este tipo de periciales se encargan, entre otros, en casos de ataques a la reputación digital de organismos o personas conocidas. En muchos casos, el perfil victimizado recibe ataques de varios perfiles anónimos. El lingüista forense analiza el contenido de cada uno de ellos para establecer si puede tratarse de una sola persona que utiliza varios perfiles anónimos para acosar o dañar la reputación de su objetivo.

 

La atribución de autoría es posible porque nuestra forma de expresarnos es única e irrepetible. En cada una de nuestras producciones, ya sean escritas u orales, dejamos sin darnos cuenta rasgos lingüísticos idiosincrásicos que delatan nuestra identidad (Turell, 2010; Queralt y Giménez, 2018). Por eso, aunque los ciberdelincuentes se escondan tras identidades digitales anónimas, los lingüistas forenses pueden comparar el uso que hacen de la lengua en los contenidos que publican mediante cuentas diferentes y encontrar rasgos lingüísticos compartidos que indiquen que se trata del mismo individuo.

Es importante recordar que, sea cual sea el encargo, las periciales en lingüística forense deben ser realizadas por profesionales con experiencia en la disciplina, que conozcan los principios teóricos y metodológicos para poder garantizar que las conclusiones a las que se llegan son correctas. Dada la complejidad y la casuística propia de encargo, el perito lingüista debe ser un profesional con titulación de postgrado específica en lingüística forense (no es suficiente con ser lingüista) y con experiencia en equipos de trabajo técnico (Queralt, 2019).

 

 

 

> Bibliografía

Fernández, Rosa. (2019). Evolución del número total de procedimientos judiciales por delitos informáticos incoados en España de 2011 a 2018. Statista. Consultado 24/02/2020 https://es.statista.com/estadisticas/472936/ciberdelitos-evolucion/

Queralt, Sheila. (2019). Decálogo para solicitar una pericial lingüística. Editorial Pie de Página. http://editorialpiedepagina.com/decalogo.html

Queralt, Sheila y Giménez, Roser. (2018).La imitación como contraargumento en peritajes de atribución de autoría: estudio de un caso. Estudios de Lingüística Aplicada, 68, 131-164. doi: 10.22201/enallt.01852647p.2018.68.746

Schilling, Natalie y Marsters, Alexandria. (2015). Unmasking Identity: Speaker Profiling for Forensic Linguistic Purposes. Annual Review of Applied Linguistics, 35, 195-214. doi: 10.1017/S0267190514000282

Turell, M. Teresa. (2010). The use of textual, grammatical and sociolinguistic evidence in forensic text comparison. The International Journal of Speech, Language and the Law, 17(2), 211-250. doi: 10.1558/ijsll.v17i2.211

https://www.optical.pe/tipos-de-ataques-informaticos-y-previsiones-para-el-2020/

 

Dejar respuesta

¡Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí