“Cada vez que un médico no puede hacer el bien, debe evitar hacer el daño”.

Hipócrates.

La carrera de medicina es una de las más nobles y exigentes que existen desde tiempos inmemoriales, donde implica el cumulo de conocimientos y pericia suficiente para lidiar con las enfermedades y la muerte.

El régimen jurídico con relación a la protección de la salud en México ha tenido siempre un lugar destacado, a partir de una controversia que se tiene desde la academia y la política; en la actualidad ha tomado un gran valor, en alcance a la respuesta de la necesidad fundamental de los usuarios de los servicios de salud, y por la excesiva, complejidad que cubren los aspectos económicos, técnicos, asistenciales, jurídicos y humanos.

Es por ello que hoy en día la responsabilidad profesional médica en México se ha convertido en un tema inquietante en función de la proliferación del número de quejas recibidas por parte de la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED) en materia civil, pero también debido al incremento de demandas, es por eso que se tiene que definir y homologar el tipo penal de responsabilidad profesional médica, esto implicaría resolver el problema de inseguridad jurídica que enfrenta el gremio médico, así como los usuarios de los servicios de salud.

La Responsabilidad Civil es la existencia de un daño, que puede ser patrimonial o moral a partir del hecho ilícito también nombrado como “teoría subjetiva” que se funda en el conocimiento de culpa y la “teoría objetiva” o “riesgo creado”, que se interpreta en la obligación de enmendar los daños provocados.

Cuando el profesional médico produce un daño, nace la obligación de reparar los perjuicios y daños causados al usuario de servicio de salud.

Ambos daños causados deben ser consecuencia directa e inmediata de la falta de cumplimiento de la obligación o del deber jurídico del profesional de la salud, existiendo una relación o nexo de causalidad, entre la falta cometida (atención médica inadecuada o mala praxis) y el daño o perjuicio ocasionado (la situación patológica causada al usuario del servicio de salud).

De igual modo, la responsabilidad civil medica puede ser de tipo extracontractual o contractual lo que se entiende desde el momento en que el usuario utiliza los servicios del profesional de la salud.

En el Código Civil Federal determina que el daño patrimonial o moral se ocasiona por negligencia o impericia del profesional de la salud.

Desde la visión penal, el hecho de poder entender de manera clara y concreta las implicaciones que tiene la responsabilidad profesional médica, serviría para identificar los elementos esenciales de ese tipo penal.

La responsabilidad penal surge cuando un profesional de salud, en contravención a las normas que describen las conductas delictivas, comete en forma dolosa o culposa alguno de los ilícitos previstos por los ordenamientos jurídicos.

Los delitos referentes al ejercicio profesional se encuentran establecidos en los distintos Códigos Penales Federales, así como en la Ley General de Salud y en los referentes al ejercicio profesional.

La responsabilidad profesional médica tiene múltiples dimensiones, debido al ejercicio en el campo de la salud es extenso.

El profesional médico se desempeña en la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y en las fases de recuperación, así como de rehabilitación, sin embargo, también participa en los momentos de cuidados paliativos y esto ocurre de manera transversal en las muy diversas especialidades médicas, además, no sólo es el médico el que actúa como responsable en estos procesos, sino también otros sujetos del servicio de salud, como lo es enfermería, los profesionales en laboratorio y gabinete, etc.

Si bien no existe un tipo penal “Ideal” para los profesionales de la salud, es necesario hacer un análisis de cómo se encuentra regulada la responsabilidad profesional médica en el ámbito penal, así como estudiar desde la doctrina las dimensiones que debe abarcar el estudio de este tipo de conductas la creación de un tipo penal de responsabilidad médica sería una solución jurídica y una herramienta útil para que se dimensione correctamente la responsabilidad penal del médico, más allá del delito de homicidio, lesiones o siempre responsabilidad profesional.

En México, los tipos penales que se suelen aplicar para sancionar penalmente al médico o al equipo de salud, es el homicidio, las lesiones y la responsabilidad profesional. En los casos en que se encuentra tipificada la responsabilidad profesional médica, se puede adecuar la conducta a este tipo específico, pero no siempre sucede, tenemos entonces que los tipos penales a nivel federal y local son disímbolos e inexactos para sancionar la responsabilidad médica y eso conlleva necesariamente a una situación de inseguridad jurídica para el médico y para el paciente. Esto representa un gran problema para la aplicación correcta de justicia en los casos que se presentan.

Artículo anteriorEl personal de seguridad privada y las emergencias
Artículo siguiente¿Me pueden despedir por causa del Coronavirus?
Ilse Gonzalez
Graduada en Criminología y Criminalística por el Colegio Libre de Estudios Universitarios CLEU; cursando el Graduado en Derecho por la Facultad de Derecho UNAM. Y Maestrante en Perfilación Criminal por el Colegio Libre de Estudios Universitarios CLEU. Es miembro activo Miembro Activo de la Red Temática de Ciencias Forenses, CONACYT, Red Iberoamericana de Derecho Sanitario, Observatorio Criminológico de la seguridad Vial, Red Internacional de Criminología (RIC) y de la Federación Internacional de Criminología y Criminalística. Además, se desempeña como Vocal del la Delegación Mexicana del Observatorio Criminológico de la Seguridad Vial.

Dejar respuesta

¡Por favor introduce tu comentario!
Por favor introduce tu nombre aquí